Jim Morrison ¿Crueldad y Ternura? No, perfeccion y puntooo..!

SOUTHERN COMFORT…

En
una fiesta en casa del cantante John Davidson, Jim Morrison y Janis
Joplin (ambos conocidos por su famoso alcoholismo) estaban bebiendo de
lo más alegres. Paul Rothchild se acuerda de ellos, abrazados: Sr y Sra
Rock and Roll. Pero luego de unos momentos, Jim comenzó a comportarse
de manera extraña. Tras las notorias inclinaciones sexuales de Joplin,
Jim agarró a Janis por los cabellos, estirándole la cabeza para abajo,
como obligándola a practicarle sexo oral. Por fin, ella se liberó y
corrió hacia al cuarto de baños, envuelta en lágrimas. Al rato, alguien
llevó Jim a descansar en un coche. Janis llegó corriendo detrás de el,
fué hacia el interior del coche y golpeó a Jim en la cabeza con una
botella de Southern Comfort (Whiskey). Jim no podía parar de reírse
luego de que los separaran.

Esta escena era característica. Jim
era capaz de mostrar una enorme ternura y una enorme crueldad en un
espacio de sólo algunos minutos. Para algunos, parecía ser un "Osito
Mimado". A todos, prometía el verdadero amor.
Otro ejemplo de esa
bipolaridad emocional (Crueldad-Ternura) es esta charla con Pamela
Courson (el Amor/Némesis más grande en la vida de Jim) luego de que
sucediera lo siguiente…

MIRA, SON PARA TI…


Jim
estaba en el cuarto 32 del segundo piso del Hotel perteneciente a
Elektra Records, en Los Ángeles, desparramado en la cama cubierta por
un acolchado verde. Una muchacha flaca de diecisiete o dieciocho años
estaba cerca del pequeño aparato de televisión, desnudándose en el
baño. Jim tiró una lata de cerveza vacía en el tacho de basura que
estaba cerca del vestidor. Falló, lanzando un libro en el suelo: Los
orígenes y la historia de la Conciencia.

"Al demonio", dijo
luego de eructar. Miró a la muchacha y luego hacia abajo, haciéndole
señal para ir para la cama. La noche anterior, luego de hacerle perder
su virginidad, había escuchado la historia de su vida, y estaba algo
molesto.

– Dejame ver tus manos – le dijo.
La niña extendió
sus manos. Jim recogió una mano por la muñeca y comenzó a tirar el dedo
anular. Fuerte, tanto que ella gritó de dolor. "Dame tu mano", ordenó
sin soltar la anterior.

La muchacha vaciló. Él apretó su muñeca
y le repitió la orden. La muchacha accedió, y Jim le quitó los anillos
de todos los dedos, rasgando la piel. Luego se tumbó en la cama, con
los anillos en una mano, y una nueva lata de cerveza en la otra. Ordenó
a la chica que fuera con él a la cama. Ella obedeció. De repente,
golpearon la puerta.

– Sí – dijo Jim irritado – ¿Quién es?
– Es un secreto – respondió susurrando una voz de mujer.
Jim evidentemente sabía quién era.
– ¿Por que no vienes luego? Estoy desnudo ahora
– Jim, vine caminando hasta aquí, ahora ábreme.
– Ahora, querida Pam, estoy ocupado.
– Jim, sé que alguien está ahí. Ya lo sé. Lo hiciste de nuevo, es repugnante!

Jim se mantenía en silencio.

– Jim, tengo una gran pierna de cordero en el horno para la cena y mi nuevo apartamento es…
Morrison interrumpió:
– Bueno, aquí está una niña de ensueños, Pam,
acostada en la cama con las piernas abiertas… No sé que hacer.

– Eres repugnante Jim Morrison ¡Me voy!
– Pero, querida Pam, es tu hermana Judy. No tienes por que estar enojada.

Jim
se dirigió a la niña en la habitación y se disculpó por no tener una
puerta trasera para que ella pueda escapar. "Y no puedes ir por la
ventana, son veinte pies sobre el pavimento" le dijo, "tal vez debería
ir a la ducha".
Pamela gritaba "¡Quiero verla, Jim!"

De
alguna manera, la muchacha logró escabullirse al cuarto de al lado,
salió del mismo y comenzó a discutir con Pamela, diciendo que estaba
haciendo demasiado ruido y que se tenía que ir. Jim se puso una
camiseta y unos pantalones y salió de la habitación.

– Bueno, querida Pam – dijo, poniendo su brazo alrededor de su hombro – Estaba bromeando, no estaba tu hermana aquí.

Jim extendió su mano mostrando los anillos.

– Mira – dijo – Son para tí, uno de mis fans me los dio -.
Pamela tomó un anillo de color turquesa, y lo deslízó en uno de sus dedos.
El resto los guardó en el bolsillo, y entró junto a Jim a la habitación.

A
modo de compensación, Jim prometió llevar a Pamela a Las Vegas, y
casarse (cosa que nunca sucedió). Luego, escribiría este tema.

QUEEN OF THE HIGHWAY
(Morrison Hotel, 1970)



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: